Los diputados nacionales José Antonio Bermúdez de Castro y María Jesús Moro han afirmado, tras asistir a la comparecencia del Presidente Sánchez celebrada el pasado miércoles en el Congreso de los Diputados con ocasión de la concesión de los indultos a los independentistas condenados por sedición y malversación de fondos, que “Sánchez no puede seguir gobernando España cediendo permanentemente ante el chantaje de quienes quieren destruirla “

A juicio de los parlamentarios, si algo quedó claro en esa comparecencia “es que los indultos se han concedido de forma arbitraria por razones políticas y no por razones de equidad o de justicia”, y piensan que “no tiene justificación que se concedan indultos en contra del criterio del Tribunal Supremo a personas que no sólo no se han arrepentido de los delitos que cometieron, sino que incluso alardean de que los van a volver a cometer”. Así, subrayan, “lo dejó claro el portavoz de ERC Rufián cuando afirmó que habrá un referéndum de autodeterminación, aunque sea ilegal poniendo en cuestión la palabra del propio Sánchez diciendo que también el presidente del gobierno aseguró en su día que no iba a dar indultos y al final los ha terminado concediendo”. Por eso piensan “que esos indultos además de arbitrarios son un fraude y una humillación a los españoles y salmantinos y por eso los hemos recurrido ante el Tribunal Supremo”.

Los parlamentarios advierten que “es una indignidad conceder indultos y acercamientos de presos etarras a cambio de continuar en la Moncloa. El presidente del PP, Pablo Casado, lo dejó muy claro en el debate cuando afirmó que Sanchez debería dimitir porque “ha preferido vivir de rodillas al independentismo que defender en pie la Constitución”.

En opinión de José Antonio Bermúdez de Castro y Maria Jesús Moro, “el único proyecto que tiene el gobierno de Sánchez es continuar en el poder a toda costa y a cualquier precio, y para ese objetivo no duda en utilizar, en unos casos, organismos públicos como plataforma de propaganda, como por ejemplo el CIS, y en desprestigiar en otros casos a instituciones, tribunales u órganos constitucionales cuando sus resoluciones son contrarias a sus intereses”.

“Esas -finalizaron- son las tristes consecuencias de estar gobernando con radicales e independentistas, que a la crisis sanitaria, social y económica que estamos padeciendo se está añadiendo una crisis institucional sin precedentes, eso es gobernar en contra del interés general, por lo que la legislatura está agotada”. “Nosotros vamos a seguir defendiendo la España Constitucional y vamos a ser el dique de contención ante las políticas radicales y ante las cesiones de Sánchez a los independentistas”.