El portavoz adjunto del GPP afirma que “si por algo se ha caracterizado
el Ministerio de Justicia esta legislatura es por la improvisación y por el
caos normativo”. “Ejemplo de ello es que llevamos nada menos que 17
reformas del Código Penal”, apunta

“Unas están siendo impulsadas directamente por el Gobierno, otras por el
PSOE con el objetivo de eludir los informes preceptivos de los organismos
que realizan el control de legalidad, y muchas se están tramitando de
manera exprés sin apenas debate y pisoteando los derechos de los
parlamentarios de esta Cámara”, denuncia Bermúdez de Castro, quien
añade que “así salen luego algunas leyes, como la del ‘sólo sí es sí’, que
solo ha servido para desproteger a las mujeres”

Destaca que “si eso es grave, tanto o más es suprimir el delito de sedición
por imposición de quienes lo cometieron a cambio de aprobar los
Presupuestos, como ha reconocido recientemente Gabriel Rufián”

Subraya que “a esa indignidad sumaron ayer ustedes -en referencia al
PSOE- en Comisión un indecente lavado de cara del delito de
malversación para rebajar las penas a los corruptos”, por lo que pregunta
al Gobierno si va a continuar cediendo ante el chantaje de los separatistas
y seguir reformando el Código Penal a la carta con tal de mantenerse en
el Gobierno

“Sra ministra no la he visto muy convencida a la hora de defender estas
reformas que han sido negociadas directamente por el presidente del
Gobierno, imagino que será porque van en dirección contraria de todo lo
que ustedes prometieron en campaña para que les votaran”, indica el
portavoz adjunto del GPP, quien considera que “eso es lo que no es
legítimo”

“No se puede negociar con el PP la renovación del CGPJ y en paralelo, y
traicionando la palabra dada, acordar con ERC y con Bildu suprimir o rebajar delitos para beneficiar a los condenados por el procés; no se
puede defender la Constitución y después asaltar el Tribunal
Constitucional con nombramientos y reformas para intentar controlar esa
institución; y no se puede defender la independencia del poder judicial y
luego insultar desde el Gobierno insultar a los jueces cuando dictan
sentencias que no les gustan”, sostiene

“No se puede cambiar Justicia por votos, que es lo que están haciendo
ahora con tal de mantenerse en el poder”, asevera

“¿Eso es fortalecer el Estado de derecho y cumplir con la Constitución?”,
pregunta Bermúdez de Castro, quien afirma que “a eso se le llama de otra
manera, se le llama atacar el principio de lealtad constitucional, atacar la
separación de poderes e intentar instrumentalizar la Justicia en beneficio
propio”

“Y a eso se le llama ir en contra del interés general e ir en contra de la
mayoría social de este país. Si no se lo creen convoquen elecciones y ya
verán la respuesta de los españoles”, concluye