Los procuradores por Salamanca han hecho hoy una valoración al cumplirse un año tras la aprobación y entrada en vigor de la supresión mediante la bonificación del 99% de la cuota del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones por herencias y donaciones entre el cónyuge, descendientes y/o ascendientes.

Tal y como se comprometió el presidente Alfonso Fernández Mañueco en la pasada legislatura, fue aprobada la ley por la que se suprimía este impuesto en Castilla y León. Así, los procuradores han destacado que “el Partido Popular cumple con su compromiso de política fiscal inteligente, moderada y de apoyo a las familias de Castilla y León y que esta supresión ha supuesto un doble beneficio, para los contribuyentes y para la Comunidad de Castilla y León y para los salmantinos”.

Los procuradores apuntaron que el ahorro fiscal para los contribuyentes de
Salamanca ha sido de 18.638.813,69 euros y que un total de 2.585 personas se han beneficiado de la bonificación. En nuestra provincia, el importe total de la donación asciende a 135.161.582,31 euros y el importe de las autoliquidaciones asciende a 191.015,01€.

Esto, a su juicio, demuestra que, “frente a la demagogia  del Partido Socialista que afirmaba que la supresión del impuesto sólo beneficiaba a los ricos, más del 70% de las autoliquidaciones presentadas corresponden a donaciones de importe inferior a 50.000 euros y más del 90% se corresponden con donaciones de menos de 100.000 euros”. Es decir, “que la supresión del impuesto favorece a la mayoría de familias con rentas medias y bajas” y el tercio de las donaciones se realizan a personas que viven en núcleos rurales”.

Los procuradores añadieron que en 2021 el total de beneficios fiscales en sucesiones supuso un ahorro de 60.306.340 euros. Algo que se traduce en una mejora de la competitividad fiscal “Castilla y León ha sido la comunidad autónoma que más ha avanzado en 2021 en el Índice Autonómico de Competitividad Fiscal, subiendo siete puestos en un solo ejercicio”, “Castilla y León ocupa la cuarta posición en el ranking del Índice Autonómico de Competitividad Fiscal, solo por detrás de Madrid, País Vasco y Canarias”. Algo muy importante, ya que “las comunidades con un mejor índice son las que más probabilidades tienen de atraer la actividad empresarial generando más crecimiento económico y empleo”.

Además, añadieron, que ha producido una evolución favorable de la recaudación tributaria y han aumentado las donaciones en la Comunidad, de 3.659 autoliquidaciones en 2019 a 17.173 en 2021.

Por otra parte, la recaudación tributaria por los impuestos que gestiona la Comunidad ascendió en 2021 a 817,54 millones de euros, un 32,61% más que en 2020. “Se trata de la mayor cifra en los últimos 14 años, cuando se marcó el récord en 2007 con 1.047 millones de euros”. “La supresión del impuesto sobre todo en lo que respecta a las donaciones, tiene un efecto directo en el alza en la recaudación en el impuesto sobre transmisiones patrimoniales onerosas y actos jurídicos documentados. Este beneficio fiscal supone un ahorro fiscal que genera liquidez en los donatarios, y de este modo se incentiva el consumo y la inversión”.